jump to navigation

Velador de la noche 21 abril, 2010

Posted by carmenutreras in Recorrido Jornáutico.
Tags: , ,
trackback

Todos los días, Santiago Cuello, esmeraldeño de 25 años, anhela que el frío de la noche sea cada vez menos fuerte. Santiago con su chompa de “chapa” (chompa impermeable) agarra el bus desde su barrio para dar seguridad al vecindario del sector de la Rumipamba, pues es guardia de seguridad de la empresa PRANA ubicada en el norte de Quito, en un barrio residencial. Al momento de su llegada, Luis, en este caso el guardia de turno, le espera ansionsamente, saludan, conversan y empieza la entrega de los implementos de trabajo, es decir, el arma, las balas, el tolete y un gas pimienta. En PRANA tiene que timbrar su tarjeta de entrada y salida para confirmar su asistencia, después ir al vestidor a ponerse el uniforme y salir de nuevo a la calle a iniciar su digno labor.

“Sonrisita”, su apodo, se debe a que siempre está muy alegre y contento en su lugar de trabajo, pues a pesar de ser guardia en un turno nocturno desde las 22hoo a las 6h00 se siente muy feliz de pertenecer a esa empresa y sobre todo afirma que cuidar ese barrio es como estar en vacaciones. “Las señoras son buenas personas, me dan cositas para llevarme a la casa y por ahí un café en la noche” afirma el velador de la noche. Además, de proporcionar seguridad al barrio, presta servicios a la empresa como conserje, entonces en ocasiones recibe mandatos de sus supervisores o entrega los diferentes productos como cámaras infrarrojas, monitores, entre otros. PPRANA presta servicios de alta seguridad y servicio de guardianía.

Ya llegó la noche y Santiago empieza su caminata de esquina a esquina para asegurarse que todo está bien, da la vuelta, conversa con un vecino, que al momento de sacar la basura se da el tiempo para saber de él. Luego rodea de nuevo el lugar, prende su radio que está en su caseta, saca su chompa y se dedica a observar la calle, está vacía. Santiago, entra a su caseta y empieza a escribir en su cuaderno de notas acerca de las cosas pendientes que tiene que realizar. Ya son las 24h00 y el velador de la noche vuelve a dar una vuelta por la calle, se cerciora de que el barrio está tranquilo y satisfecho entra a su caseta a esperar que pase su jornada nocturna.

Anuncios

Comentarios»

No comments yet — be the first.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: