jump to navigation

‘Me gusta sentir la adrenalina de la ciudad’ 19 mayo, 2010

Posted by Leonardo Morales in Recorrido Jornáutico.
Tags: , , , ,
trackback

Un enterizo azul con fucsia es su uniforme. El ruido y la agitación de la calle no le impiden promocionar su producto. Un arco iris de sabores se ve cada vez que abre su coche.

María Piedra, de 39 años, es vendedora de Bon Ice en diferentes lugares de la ciudad. Pero su lugar fijo, desde las 11:00, es el parque de La Alameda, en el centro de la ciudad.

Piedra trabaja vendiendo los productos de Koala desde hace seis años. “Empecé este trabajo por necesidad, pero ahora me encanta y no lo cambiaría”, dice entre risas. El trabajo de Piedra consiste en caminar por la ciudad jalando un coche con sus productos. Pero esto no es lo único por lo que debe preocuparse. Ella trabaja acompañada de su hijo Esteven, de dos años y medio, a quien lo lleva todos los días en una carriola.

Piedra se levanta temprano para arreglar a sus otros dos hijos, de 15 y 13 años y mandarlos a la escuela. Su jornada laboral empieza desde las 09:00. Ella sale desde su casa, ubicada en La Marín, en el centro. Luego, se dirige a la empresa Koala, ubicada en la av. Colón y José Tamayo, en el norte. Ahí ella se abastece de 400 a 450 bolos, de hielo y yogur.Desde ahí comienza su recorrido hasta llegar al parque La Alameda, en el transcurso ella jala con una mano el coche con sus productos y con la otra el coche de su pequeño.

Al llegar al parque, ella se ubica cerca de la av. 10 de Agosto, ahí tiene su puesto fijo. Se acercan a comprar niños, jóvenes y adultos… A todos los recibe y saluda con una gran sonrisa. “Si los atiendo bien, los clientes siempre regresan. Por eso siempre trato de que me recuerden por el buen servicio”, cuenta.

Su trabajo requiere que esté  parada durante varias horas y lo que más le gusta es observar lo que pasa a su alrededor. “Aquí se ve de todo. Desde enamorados en el parque, hasta accidentes de tránsito”.

A las 13:00 la madre de familia se dirige a los colegios cercanos para vender a los chicos que salen de clases. A veces camina y otras corre para alcanzar a los jóvenes. Eso -dice- es lo que más disfruta. “Me gustan las calles, por eso elegí este trabajo, por la adrenalina que produce recorrer la ciudad”.

Durante el día, ella también prueba del producto que vende. Pero su hijo es más goloso porque durante el día prueba hasta ocho bolos.

A las 16:00, termina su jornada y regresa a la empresa. En ese lugar deja el coche y paga por el producto. Ya en su casa arregla un poco y mira la televisión. En la tarde dedica un tiempo para la distracción. “Me encanta mirar las telenovelas porque me hacen vivir como en un sueño”, bromea.

Anuncios

Comentarios»

1. anuncios - 13 julio, 2014

My brother recommended I might like this blog. He used to be entirely right.
This post actually made my day. You can not consider just how so much time I had spent for this information!
Thanks!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: